Sara Vilardo y Ana Paula Camargo | AC(TIVA)CIONES PO(LI)ÉTICAS

DOMINGO 12 MARZO | 11.00 – 15.00           PROGRAMA

screen-shot-2017-02-27-at-22-42-35

Serie de acciones que se proponen como microprofanaciones del espacio público.

A través del cuerpo como desestabilizador, planteamos una práctica performativa a partir de las siguientes cuestiones: ¿Cómo modificar algo establecido por convención? ¿Cómo desactivar una programación social? ¿Cuáles son los espacios a intervenir – afectivos, sociales, políticos, espacios de consumo…. – donde activar estos detonadores?

————–
La propuesta consta de una serie de microintervenciones en espacios públicos que se desarrollan durante el periodo final del itinerario Cuerpo y Democracia.

En esta práctica performativa nos planteamos una serie de programas en los que ponemos el foco en el espacio preciso a intervenir, en la forma en la que queremos accionar y qué detonador específico queremos activar.

Las acciones serán de entidad sutil, casi podríamos definirlas como “acciones hormiga”, con la idea de que es en el ámbito de la micropolítica donde tenemos un verdadero poder de subvertir el actual orden establecido.

Cada acción busca siempre desestabilizar alguna relación establecida en el mundo, insertándose en espacios diferentes para profanar o recuperar lo sagrado, problematizando al mismo tiempo la construcción de estos dos conceptos.

El concepto de microprofanación está en relación con las ideas de Giorgio Agamben sobre lo sagrado y lo profano.
Agamben habla de que en el derecho romano “si consagrar (sacrare) era el término que designaba la salida de las cosas de la esfera del derecho humano, profanar significaba por el contrario restituirlos al libre uso de los hombres. […] Profanar significa abrir la posibilidad de una forma especial de negligencia, que ignora la separación o, sobre todo, hace de ella un uso particular.”

Tenemos la intención de profanar el “espacio basura” (junkspace); el cual se entiende como el exceso de “no-lugares” (centros comerciales, recintos o espacios de ocio), “una acumulaciòn condicional y espacio acondicionante” (R.Koolhaas) que gira en torno al consumo innecesario.

El consumo de bienes y servicios se ha introducido a tal nivel en la conciencia colectiva que ha logrado alterar el modo en que habitamos y percibimos el mundo.

Las microac(tiva)ciones quieren activar un espacio de consciencia-aún desde la sutileza- al interior de todas nosotras como individuos, ciudadanos, parte de una colectividad: un acto de resistencia para contrastar “un espacio de saturación donde reina la ambición del “más” y la acumulación

El pasaje de lo sagrado a lo profano puede, de hecho, darse también a través de un uso (o, más bien, un reuso) completamente incongruente de lo sagrado. Se trata del juego. Es
sabido que la esfera de lo sagrado y la esfera del juego están estrechamente conectadas
como fin en sí mismo”(Koolhaas).

Queremos hackear, ejercitando la acción de explorar y buscar las limitaciones de un código social y político, al desestructurarlo o desprogramarlo. El formato de la propuesta es de naturaleza audiovisual; documentaremos las acciones para luego compartirlas en ese formato.